Un secreto descubierto

Tras una inversión de medio millón de pesos crean el circuito ecológico El Corchal, como segunda línea de productos turísticosen Holbox

El circuito de aventura El Corchal es la respuesta a la vocación turística que en los últimos años ha despertado en la isla de Holbox, tras el avistamiento del tiburón ballena, uno de los más importante atractivos turísticos de Quintana Roo.

“El Corchal es una reserva ecológica ubicada en el poblado de Solferino, a dos horas y media de Cancún, y a 15 minutos del puerto de Chiquilá, donde un grupo de inversores participamos dentro de la sociedad The Mayan Secret, para el desarrollo de productos turísticos de segunda línea a los tours náuticos y al avistamiento y nado con el tiburón ballena”, refiere Olga Samaan.

“Éste es un circuito ecológico que nos lleva al último corchal de México, en peligro de extinción, y uno de los mejor preservados del mundo, donde incluimos senderismo a lo largo de 10 kilómetros selva adentro, donde se practica el avistamiento de aves y otras especies endémicas, lo mismo que flora, todo bajo la guía de José Quintal. El trayecto nos conduce a la laguna de bejucos de corcho flotantes, la cual se recorre en kayaks y canoas a  través de canales a lo largo de dos kilómetros, donde se observan desde bromelias, orquídeas, cactus y hongos pegados en los troncos de los árboles, hasta caracoles, peces y decenas de aves, como codornices, carpinteros o, incluso, tucanes. El tour concluye con una visita al orquideario de Solferino, donde se encuentran milenarios árboles como la ceiba”, menciona Samaan.

“El Corchal, el cual tuvo una inyección de capital de alrededor de medio millón de pesos, es uno de los ecosistemas más asombrosos y poco explorados, no sólo de Quintana Roo sino de México, por lo cual buscamos dotarlo de infraestructura ecológica. Tenemos una política de que todo lo que entra sale (botellas de agua, basura) a fin de preservar el área. Asimismo, armamos tours de 12 personas a lo sumo en cada recorrido, el cual se realiza diariamente, los siete días de la semana”, dice Olga Samaan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*