México en la piel

Con propuestas innovadoras, el Caribe mexicano continúa siendo un atractivo nicho de mercado para el surgimiento de empresas con un desempeño favorable en la búsqueda de ser líderes en cada uno de sus ámbitos de acción a nivel nacional e internacional, e incluso con una marcada tendencia en el rescate de lo local

Érica Flores

Delinear su propia marca no fue fácil; sin embargo, a lo largo de 30 años de trayectoria Érica Flores es hoy una reconocida diseñadora de modas mexicana en Cancún que busca establecer alianzas con hoteles de Quintana Roo para conceptualizar y crear la imagen de los uniformes en los centros de hospedaje con una propuesta visual agradable y práctica.
Establecida en este centro vacacional en la década de los 90, la marca Érica Flores proyecta dividirse en tres áreas: como diseñadora boutique con piezas exclusivas; Érica Flores Resorts, con líneas de playa, y Viste con Arte, con artículos atemporales en los que fusiona técnica y el trabajo de artesanos mexicanos.
“En este momento tenemos un importante crecimiento en la conceptualización de imagen de algunos hoteles. Trabajamos con alrededor de cuatro centros de hospedaje al año y tenemos una producción mensual de casi tres mil piezas. Soy diseñadora con propuestas que unifican al personal de las empresas con una misma imagen innovadora”, enfatizó.
Asimismo, Érica Flores, quien es originaria de Cuernavaca, Morelos, destacó que en el caso de su línea de playa tiene presencia en unos 40 puntos de venta en el país, mientras que Viste con Arte -bolsas, aretes, collares, chalinas, pulseras, entre otros productos- se exhibe en exclusivas tiendas de lujo.
“Los planes de expansión de nuestra línea de playa serán de acuerdo a la demanda de cada uno de los productos que manejamos a nivel nacional. Hay posibilidades de crecer hacia el extranjero con Viste con Arte, sobre todo en el mercado japonés, el cual tiene interés por el trabajo artesanal que realizamos, y de esta manera podrían tener en forma simplificada algo de lo que representa México”.

Gran Vía

Tras cerrar 2016 con un crecimiento de 30%, Gran Vía, especializada en zapaterías de lujo y que reúne colecciones de reconocidos diseñadores europeos, invertirá este año alrededor de ocho millones de pesos en la remodelación de dos de las 14 sucursales que opera en México.
Fundada hace 41 años en Guadalajara, el consorcio de calzado que próximamente inaugurará la sucursal Gran Vía Monterrey remodelará los establecimientos de Santa Fe, en la Ciudad de México, y Plaza La Isla, en Cancún, a fin de brindar un mejor servicio a las personas que quieren “subir por la escalera del lujo para mostrar su distinción”.
Carlos Calderón, gerente general de Gran Vía, empresa de capital 100% mexicano, destacó que el grupo tiene presencia en la Ciudad de México, Jalisco y Quintana Roo con las marcas Gran Vía, Steward Weitzman, Jimmy Choo, Salvatore Ferragamo de Gdl y Gv Sale.
“En el Caribe mexicano tenemos tres sucursales, de las cuales dos están en Cancún y una en Playa del Carmen. En nuestra tienda por Internet cerramos el año pasado con un crecimiento del 100%. Los resultados son muy buenos y las tiendas operan con el objetivo de satisfacer a las personas que tienen el gusto por las mejores marcas y los mejores diseñadores”, abundó.
Calderón mencionó que la proyección de la compañía es abrir una sucursal en el aeropuerto internacional de Cancún, por el potencial turístico y empresarial que representa para la firma.
Agregó que de manera constante la empresa invierte en su imagen, tecnología y en la introducción de las mejores marcas, así como en la capacitación de los colaboradores del grupo. Tras cerrar 2016 con un crecimiento de 30%, Gran Vía, especializada en zapaterías de lujo y que reúne colecciones de reconocidos diseñadores europeos, invertirá este año alrededor de ocho millones de pesos en la remodelación de dos de las 14 sucursales que opera en México.
Fundada hace 41 años en Guadalajara, el consorcio de calzado que próximamente inaugurará la sucursal Gran Vía Monterrey remodelará los establecimientos de Santa Fe, en la Ciudad de México, y Plaza La Isla, en Cancún, a fin de brindar un mejor servicio a las personas que quieren “subir por la escalera del lujo para mostrar su distinción”.
Carlos Calderón, gerente general de Gran Vía, empresa de capital 100% mexicano, destacó que el grupo tiene presencia en la Ciudad de México, Jalisco y Quintana Roo con las marcas Gran Vía, Steward Weitzman, Jimmy Choo, Salvatore Ferragamo de Gdl y Gv Sale.
“En el Caribe mexicano tenemos tres sucursales, de las cuales dos están en Cancún y una en Playa del Carmen. En nuestra tienda por Internet cerramos el año pasado con un crecimiento del 100%. Los resultados son muy buenos y las tiendas operan con el objetivo de satisfacer a las personas que tienen el gusto por las mejores marcas y los mejores diseñadores”, abundó.
Calderón mencionó que la proyección de la compañía es abrir una sucursal en el aeropuerto internacional de Cancún, por el potencial turístico y empresarial que representa para la firma.
Agregó que de manera constante la empresa invierte en su imagen, tecnología y en la introducción de las mejores marcas, así como en la capacitación de los colaboradores del grupo.

AlasOlas

Lo que inició como un proyecto escolar se convirtió en AlasOlas, una empresa hecha a la medida, dedicada a la elaboración de trajes de baño acorde al gusto y necesidades de cada cliente. Sus creadores, Alín Salazar y Alejandro Padilla, después de ocho años y medio de establecer la compañía en Playa del Carmen buscan consolidar la marca y continuar con su crecimiento a nivel nacional.
Con planes de convertirse en un espacio de multimarcas, AlasOlas tiene presencia en Mazatlán, Los Cabos, Guadalajara, Puebla, Monterrey, Ciudad de México, Tulum, Cancún y Riviera Maya.
“Tenemos un plan estratégico muy bien definido de hacia dónde queremos crecer. El potencial turístico de Playa del Carmen fue un factor importante para emprender este negocio que iniciamos con una computadora y unas cuantas máquinas caseras y sin conocer a nadie en el destino”, destacaron Alín y Alejandro.
Comentaron que actualmente cuentan con un taller para producir y diseñar los trajes de baño, además de otros accesorios de playa. “Como parte del crecimiento de la empresa contemplamos realizar una inversión inicial en la construcción de nuestro atelier en un terreno que recientemente adquirimos en Playa del Carmen” .
Alín y Alejandro mencionaron que AlasOlas también maneja productos de unas 20 firmas mexicanas. “El 99% de los artículos que tenemos en la tienda son de diseñadores nacionales, ya que como parte de nuestros planes está el convertirnos en un espacio de multimarcas”.

Mädi México

Su visión a corto plazo es abrir una tienda en el aeropuerto internacional de Cancún y otra en Tulum. Sus objetivos, crecer como empresa a nivel nacional y dignificar el trabajo artesanal mexicano, a través de exclusivos artículos de moda y casa en los que se fusiona lo contemporáneo con el arte textil de México.
Mädi México, que significa Amar a México en otomí, es una empresa que reúne marcas de productos hechos a mano, como bolsas, ropa, joyería y artículos de decoración, y tras cuatro años de trayectoria registran un crecimiento anual de15%.
“Es un proyecto que inició mi hermano Alejandro para trabajar con artesanos de Jalisco, Puebla, Michoacán, Yucatán, Oaxaca, entre otros, en el que se fusionan productos contemporáneos con el trabajo artesanal”, destacó Bea García, socia de la compañía.
El concepto de la empresa comenzó a través de la venta en línea como una forma de llevar a México hasta la puerta de las casas. “Aunque no ha sido fácil, el desarrollo de Mädi México es positivo y la idea es abrir una tienda en el aeropuerto internacional de Cancún con el fin de acercar este tipo de arte al público que entra o sale por esa vía”.
La empresaria mencionó que la firma pretende también rendir honores a todos los artesanos del país. “Es una forma de reconocer y dignificar el trabajo que realizan y darles el lugar que merecen”.

Ipsofacto Love

Con 13 años de trayectoria, Ipsofacto Love se ha consolidado como una marca de joyería de autor que nació en León y tiene presencia en seis países de Latinoamérica y Europa, dos regiones en las que la firma continuará su expansión incluyendo destinos como República Dominicana y Alemania, para consolidarse como una de las mejores en México.
Con piezas artesanales exclusivas que cuentan una historia diferente de personas que aparecen en su vida cotidiana, Alexa Álvarez, quien en su momento participó en un grupo musical reconocido en el país, recurre a la experiencia de artesanos del Bajío para dar forma a cada uno de los diseños que exhibe en tiendas y galerías exclusivas de México, San Antonio, Texas; Nueva York, Las Vegas, Chile, Argentina, Portugal y Madrid.
“Mis diseños están hechos de piedras, textiles -algodón orgánico y seda-, metales -plata y cobre-, y de figuras. Son piezas únicas que no solo tienen una historia, sino también una intención y un propósito. Es una forma de expresarme; antes lo hacía cantando, pero ahora lo hago por medio de mi joyería, de lo que vivo y hago en mi vida diaria”.
La empresaria originaria de Monterrey, pero que emprendió el negocio en Cancún desde 2008, destacó que “el trabajo artesanal de México se reconoce mucho en el extranjero. Es increíble lo que tenemos y lo que se puede proyectar hacia el exterior. Ipsofacto Love no es marca que se produce en serie, son piezas únicas, de autor, con técnicas artesanales mexicanas y a través de las cuales las personas pueden encontrar su identidad”.
Alexa considera que la mejor promoción y reconocimiento a su marca es la que recibe de boca en boca para lograr un mejor posicionamiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*