Se queda corto

Es preciso que el país fomente el crecimiento y diversifique la oferta turística, pues Cancún y Riviera Maya captan el 57% del flujo de turismo internacional

Para la firma especializada EY, a pesar del reto que representa el tema de seguridad México es atractivo para la inversión y el sector turístico no es la excepción, lo que se refleja en cifras récord como las que reporta la Secretaría de Turismo (Sectur), al sumar 14. 2 millones de visitantes extranjeros al cierre del primer semestre del 2014 y una derrama económica de ocho mil 435 mdd, cifra superior en casi 18% en relación con el mismo lapso de 2013.

Sin embargo, no todo es miel sobre hojuelas, pues el país y el sector turístico no crecen al ritmo esperado en relación con otras naciones emergentes cuyas economías son comparables,  como es el caso de Turquía, cuyo sector crece a razón de 11.8%, Hong Kong y Rusia, entre otros.

De hecho, plantea la importancia de diversificar geográficamente las regiones turísticas del país, pues el Sureste, y en especial Cancún y la Riviera Maya, captan el 57%  de los turistas internacionales.

“El país presenta signos positivos en materia turística en lo particular, pero hay un contraste en relación con el crecimiento que debería tener comparado con países emergentes, sobre todo si tomamos en consideración que por nuestra posición geográfica, demografía y otras debería estar muy por arriba”, señala Juan R. Ramírez, socio de Servicios de Asesoría en Transacciones de EY.

En el marco de la presentación ‘Sector Turístico: retos y oportunidades en entornos de crecimiento’ que ofreció la firma a empresarios locales, insistió, “México se nos está quedando corto  en términos de crecimiento, visto desde distintos ángulos pues es a nivel país en conjunto, y eso tiene impacto en diverso sectores y uno de ellos es el turismo”.

Reiteró que el crecimiento en materia turística no es el deseado, pero al menos es positivo; en 2013 el país registró 23.4 millones de visitantes extranjeros, que representaron 13 mil 900 mdd y casi el 8.5% del PIB, además de que hay una parte de turismo doméstico que también es relevante.

Mencionó entre los retos para el país la diversificación geográfica, pues hay una  alta concentración en el Sureste mexicano, específicamente en Cancún y la Riviera Maya, que en conjunto captan el 57% de los visitantes internacionales, seguido de Los Cabos, al margen de los problemas que enfrenta por el paso del huracán Odile. “Hay otras zonas que desafortunadamente no captan visitantes en esa proporción”.

Afirmó que “indudablemente el tener alta concentración en el sector turístico tiene sus pros y contras. Es necesario ir diversificando geográficamente las operaciones, pues cuando hay una alta concentración, como es el caso del Caribe mexicano, el distinguirse en términos de la prestación de servicio entre cada jugador dentro del mercado es cada vez más difícil, y en muchas ocasiones la estrategia para seguir creciendo o captar a los visitantes en esos destinos es vía precio, lo que implica la depredación dentro del mercado y eso a nadie conviene. Una de las bondades del sector es que al final del tiempo tiene un impacto mucho más rápido en términos de ingreso a las familias que se enfocan en él, comparado con otros, y son también de los mejores pagados de México”.

Mencionó que otro de los indicadores del bajo crecimiento se observa en el gasto promedio de visitantes internacionales, pues mientras en México es de 500 dólares -que es signo positivo pues va a la alza-, en Turquía alcanza entre 800 y 900 dólares. (Norma Anaya)

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*