Que quede claro

Cuando un destino turístico llega a su edad madura debe tener recursos para reinventarse, para dar un golpe de timón, ofrecer una cara distinta. Quizá eso es lo que ha hecho muy bien Cancún al paso de los años, hoy luce esplendoroso después del mejor año de su historia.

¿Qué sigue? Quizá la respuesta nos la esté dando Roberto Chapur con su nuevo proyecto del Hard Rock Riviera Cancún. Ante la limitante de terreno sobre el que se pretende construir, es todo un reto consolidar un desarrollo de mil 800 habitaciones como lo ha anunciado.

Dos cosas acapararon la atención durante la presentación del proyecto, una, que por alguna razón hubo comunicación confusa, lo que provocó que algunos reporteros entendieran que intentaba hacer un proyecto de 33 pisos, cuando en realidad de lo que se habló fue de 33 metros de altura.

Un edificio de 33 pisos, por cierto, es simplemente imposible y mucho menos en el terreno de Riviera-Cancún,  que queda en el cono de aproximación del aeropuerto. El recientemente aprobado Plan de Desarrollo Urbano (PDU) contempla incluso que en algunos casos se pudieran construir edificios de hasta 20 pisos, pero con algunas cuestiones especiales. Primero, pasar por un estudio de factibilidad urbana, y, segundo, que la torre en cuestión solo desplante el 30% del predio, lo que hace muy difícil que algún empresario le quiera entrar.

Actualmente edificios de 20 pisos en la Zona Hotelera solo se contemplan en el Bay View Grand, es obvio que las limitantes que actualmente hay no se tomaron en cuenta al otorgar sus permisos de construcción. Todavía hace poco la demanda de agua potable para estos edificios de lujo se tenía que cubrir mediante pipas, además prácticamente ocupan más del 80% de la superficie. Como dato histórico solo mencionar que el gobierno que otorgó estos permisos fue el de Carlos Canabal, durante los seis meses que estuvo al frente del municipio.

Y volviendo al caso del Hard Rock Riviera-Cancún, es muy probable que aunque el proyecto está en terrenos frente a la playa, en donde no hay manglar ni humedal, los grupos ambientalistas impugnarán cualquier permiso, pues ya como antecedente existe la demanda del Centro Mexicano de Derecho Ambiental (Cemda), que señaló en 2003, cuando se presentó el primer proyecto, que era hotelero y residencial.

El Cemda en aquel momento aseguró que se falseó información para la presentación de ese proyecto, que en teoría se llevaría a cabo en 814 hectáreas de las cuales solo 194 serían utilizadas, haciéndolo un proyecto de bajo impacto.

El grupo G&R, en su momento propietario del desarrollo, no quiso tener más problemas y vendió la propiedad al Grupo Palace de los hermanos José y Roberto Chapur, que no hicieron desde entonces absolutamente nada, salvo terminar el campo de golf que ya estaba en proceso de culminación, y después de tantos años es la primera vez que hablan de hacer un desarrollo en el lugar.

Mil 800 cuartos, edificios de seis pisos, y el otro tema polémico será sin duda el anunciado casino; sí, podría ser el primer hotel con casino en México. Esto siempre suscita grandes controversias, por los supuestos vicios que genera.

 

Hoteles Xcaret

Sin duda, Experiencias Xcaret se las sabe de todas todas en cuanto al desarrollo de parques, cuestiones culturales y de entretenimiento. También sabemos que no les ha ido como hubieran querido en su sociedad con el grupo Occidental en el hotel que se construyó en su propiedad.

Un dato más. Nos han confirmado que vendrá una nueva inversión para construir hoteles en la zona que está entre el parque Xcaret y Calica, donde se encuentra el muelle de Punta Venado.

Lo que no sabemos exactamente es qué van a hacer para que esta vez los hoteles cumplan con los estándares de calidad que ellos manejan, que sea el negocio que esperaban y que, una vez más, sean como lo han sido siempre, innovadores.

Y aunque no lo sabemos tenemos algunas pistas: el complejo hotelero ya está diseñado, hay proyectos, nombres y concepto. Y esto no existiría si no tuvieran bien definido lo que quieren hacer.

Otra pista es que Héctor Luna, por 15 años importante pieza en la operación de los hoteles Palace, está ya con el grupo.

Si juntamos las piezas y nos dejamos llevar por algunas cosas que hemos escuchado, concluimos que Experiencias Xcaret pudiera estar listo para entrar de lleno a la hotelería.

Una de las preguntas que hemos escuchado hacerse a Miguel Quintana Pali es cómo hacer para que más personas asistan a los ya de por sí muy visitados parques del grupo. Pero con cinco mil habitaciones en proyecto es fácil la respuesta.

¿No les suena algo así como en Disney, válgame la comparación, que hospedándose en los hoteles de los parques tienes entradas preferenciales, paquetes de comida incluidos, trasporte a los parques y de regreso? ¿Les suena?

Para los proyectos ya se han puesto a consideración de la autoridad ambiental, Roca Selva, Ya Ax Uj-Luna Verde. Se habla de una inversión de más de siete mil millones de pesos.

Lo cierto es que la información oficial solo dice que los proyectos existen, pero no si se desarrollarán con inversión propia o con algún socio, tampoco se define quiénes pudieran operarlos, pero lo que es un hecho es que en estos complejos las decisiones que se tomen y la forma en la que se trabaje tendrá una influencia del grupo, ya sea operándolos o con socios que acepten sus formas.

Dicen que la construcción del primer hotel arrancará hasta el 2018, pero no descartemos que antes se tengan noticias.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*