Más vale tarde que nunca

Lo que fue una petición por décadas, finalmente llega con la nueva Ley de Prestación de Servicios Inmobiliarios de Quintana Roo

Con un registro de 540 mil inmuebles en el estado, y un crecimiento acelerado por arriba de la media nacional, la nueva Ley de Prestación de Servicios Inmobiliarios se tardó pero llega en buen momento, tras la recuperación del sector, luego de cinco años de crisis que provocó  la debacle económica de los Estados Unidos, en 2008.

Incluso, en Quintana Roo hay actualmente 242 proyectos vigentes, con 51 mil unidades en proceso de construcción y un reporte de venta del 60%. De la cifra global de unidades en desarrollo, 21 mil son de interés social, 13 mil de nivel económico, 10 mil de nivel medio, tres mil del rubro residencial y cuatro mil residencial-plus.

El estado de Quintana Roo se convierte en el número 14 del país en contar con una legislación en materia de regulación inmobiliaria, luego de que el Congreso aprobó por unanimidad, el 29 de mayo pasado, la Ley para la Prestación de Servicios Inmobiliarios, aunque ya también “está cerca una Ley Federal Inmobiliaria”.

Miguel Ángel Lemus, presidente de la Asociación Mexicana de Profesionales Inmobiliarios (AMPI) en Cancún, dijo que “estamos de plácemes, ya que después de muchos años de políticas encontradas, de acuerdos y desacuerdos, tenemos ya una ley de regulación en la materia”.

En la Sesión Ordinaria, integrantes de la XIV Legislatura aprobaron la Ley para la Prestación de Servicios Inmobiliarios del Estado, con la que se pretende  “otorgar certeza jurídica a los ciudadanos que realizan compras de bienes inmuebles, al establecer altos estándares de calidad y honradez, eliminando el riesgo de que los usuarios se vean afectados por un mal servicio de intermediación que ponga en riesgo las inversiones y capitales que llegan a Quintana Roo”.

Entre las novedades de esta nueva ley, destaca la creación de un Registro Estatal de Corredores Inmobiliarios, cuyo objeto será elaborar, mantener y vigilar su registro, ya sean personas físicas o morales que se dediquen a asesorar o intervenir como mediadores en la celebración de operaciones inmobiliarias.

La actividad que genera esta industria es clave para el desarrollo y fortalecimiento económico del estado, junto con la generación de empleos, al estar directamente vinculada con el turismo, por lo que la base legal dará ahora seguridad y certeza jurídica a los usuarios de los servicios inmobiliarios en la entidad, añadió el directivo de AMPI.

Y es que a la par de la aprobación unánime de la Ley en el Congreso local se instrumenta también la Licencia Inmobiliaria, que garantizará al usuario un servicio profesional, con personal capacitado y debidamente acreditado.

“Así como hay registro de peritos de obra, valuadores, ahora habrá uno de profesionales inmobiliarios, lo que permitirá hacer a un lado la informalidad y el empirismo”, subrayó Lemus Mateos.

Indicó que la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda será la instancia estatal a cargo de normar la ley y al profesional inmobiliario, esto último a través del Centro de Capacitación, Investigación y Estadística (CCIE), órgano independiente de la AMPI, para ofrecer cursos para la certificación correspondiente a fin de obtener la licencia.

Comentó que en el estado hay 93 profesionales inmobiliarios acreditados, en Cancún, Playa del Carmen, Cozumel y Tulum, de un universo aproximado de mil que operan en la entidad “de manera formal e informal”.

El directivo destacó la importancia de la iniciativa, pues la industria inmobiliaria reporta signos de revitalización por la recuperación y bonanza del sector turístico y hotelero, que alcanza niveles de ocupación favorables, y “de los turistas que visitan el destino, muchos deciden comprar propiedades”.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*