La isla del tesoro

Cancún acumuló a lo largo de su historia una inversión pública superior a los 14 mil millones de pesos, pero ahora urge atención para revertir los problemas derivados de su éxito 

Cancún, el primer Centro Integralmente Planeado (CIP) del país, llega a 47 años de vida con una singular infraestructura turística que comprende  145 hoteles, 32 mil 432 llaves constituidas por una mezcla de capitales nacional y extranjero, números que contrastan con el actual rezago social, problemas ambientales y de inseguridad, irónicamente derivados de su éxito.

Considerado el destino turístico más importante de México y Latinoamérica,  al cerrar 2016 con casi cinco millones de visitantes, Cancún  recibió de 1974 a 2016 una inversión pública aproximada de 14 mil 095 millones de pesos para impulsar distintas acciones, obras y proyectos en favor del centro vacacional.

De acuerdo con datos de Fonatur, en 2017 se contempla una inversión para el destino de 149 millones de pesos, destinada a trabajos de mantenimiento rutinario y otras obras, en tanto que su filial Fonatur Mantenimiento Turístico programó para este año casi 28 millones de pesos que se aplicarán en acciones de conservación de áreas verdes, limpieza, barrido y bacheo de vialidades, entre otros trabajos.

Sin embargo, la labor se centra en la zona hotelera de Cancún, que recorre 25 kilómetros de costa, en tanto que la mancha urbana, con un crecimiento acelerado y desmedido, sigue siendo víctima del rezago ante la falta de recursos y planeación.

Cancún, junto con la Riviera Maya, registró en 2016 uno de sus mejores años turísticos al cerrar con una ocupación hotelera del 80.4%, cifra que no se tenía desde 1997, con una afluencia de 4.7 millones de turistas, en tanto que en materia de derrama económica reportó ingresos por cuatro mil 326 millones de dólares, un 8.1% por debajo de la cifra que captó en 2014, según el Estudio Turista, de la empresa Marketing Consultants, lo que también abre la discusión en torno al tipo de turismo que ahora atrae el destino al tener una oferta masiva.

Si bien es cierto que Cancún es hoy en día la joya turística de México, también es una realidad que es víctima de su incuestionable éxito, al padecer de una  planificación adecuada y ordenada que lo lleven a la urgente necesidad de encaminar su desarrollo hacia la sustentabilidad, pero lejos de la corrupción e  impunidad.

 

Cancún es el primer Centro Integralmente Planeado (CIP) de Fonatur. Su historia data de finales de la década de los sesentas, cuando el Banco de México apostó por el desarrollo turístico como un medio para impulsar el progreso en zonas rezagadas del país.

“En 1974 se crea Fonatur, el cual definió un modelo que se fortaleció a lo largo del tiempo y mediante el cual la industria turística se convirtió en la clave para impulsar el desarrollo regional. De esta manera Cancún pasó de ser una isla deshabitada al polo económico y social de Quintana Roo, y el principal destino turístico de playa de nuestro país.

“A los 47años de su planeación, el principal reto de Cancún es mantener su posicionamiento en el mercado internacional con la innovación de productos turísticos, para que siga siendo atractivo y responda a las nuevas necesidades y tendencias de un mercado en constante cambio.

“Otro de los retos de Cancún es lograr que los beneficios del turismo lleguen a todos los sectores de la creciente población, la cual demanda mayores espacios públicos para el esparcimiento y la convivencia. Como parte de esta necesidad, tanto la Secretaría de Turismo (Sectur) como Fonatur realizaron el Parque Público Playa Langostas bajo un diseño sustentable”.

BAJO GRADO DE MARGINACIÓN

“De acuerdo al Índice de Marginación reportado por el Consejo Nacional de Población (Conapo), de todos los CIP del Fondo, Cancún  es el que tiene el menor grado de marginación, clasificado como muy bajo, por lo tanto no se considera que exista un rezago como tal. No obstante, Fonatur tiene un gran compromiso con el destino, que le permite solventar las dificultades propias del día a día.

“Los estándares de calidad que tiene Cancún, la inversión pública que se realizó de 1974 a 2016 es de aproximadamente 14 mil 95 mdp, a través de la cual se impulsaron distintas acciones, obras y proyectos en favor del destino, de los turistas y de la población local.

“En 2017 se programó una inversión de más de 140 mdp para el mantenimiento rutinario y otras obras. Por su parte, la filial Fonatur Mantenimiento Turístico destinó alrededor de 28 mdp en acciones de conservación de áreas verdes, limpieza, barrido y bacheo de vialidades, entre otras.

“Estos recursos se destinarán principalmente a la rehabilitación de la red sanitaria en el Bulevar Kukulcán; la optimización de nuevas tecnologías para las plantas de tratamiento de aguas residuales y la rehabilitación y modernización del alumbrado público.

“Actualmente Cancún cuenta con una superficie comercializable de 8.44 hectáreas. Esta superficie está conformada en su mayoría por lotes con uso de suelo habitacional-multifamiliar.

“En el caso del Puente Bojórquez, éste se encuentra detenido ya que no le fueron asignados recursos en el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF 2017).

“Cancún está a tiempo de lograr un desarrollo sustentable. Actualmente los turistas son más exigentes, informados y responsables con el medio ambiente, por lo que la competitividad de los destinos dependerá de las prácticas sustentables que lleven a cabo”.

 

Los errores de Cancún no pueden verse solo como de hoy en día, porque  hace muchos años que se vienen arrastrando.

“A Cancún debemos verlo con dos ópticas, primero es innegable que es un caso de éxito, por más que haya detractores y críticas, porque de un lugar donde no había absolutamente nada más que selva y palmas de coco se hizo un desarrollo que se convirtió en el número uno de México y Latinoamérica y que actualmente trae casi cinco millones de turistas. Es un modelo de desarrollo que se le debería copiar todo.

“Además, la Riviera Maya no existiría sin Cancún, el cual tiene el aeropuerto internacional más importante de México y se ubica entre las primeras ciudades del país en generación de empleos. El plan maestro de Cancún se diseñó para un número determinado de cuartos de hotel que se rebasaron junto con la ciudad y es cuando empieza a sufrir el destino. Las vialidades se construyeron de acuerdo al número de cuartos y pobladores”.

MALAS DECISIONES

“¿Qué pasó? Mucho le debemos a las administraciones municipales. El plan maestro era perfecto, estaba bien diseñado, porque consideraba ventanas al mar, accesos a las playas, espacios de servidumbre, un transporte urbano para la laguna tipo acuataxis, entre otras cosas más.

“¿Y después qué ocurrió? A lo largo de la historia de Cancún los presidentes municipales y cabildos cambiaron, en primer lugar, los usos de suelo, lo que generó cambios en las densidades, alturas insospechadas de algunos hoteles; se vendieron las ventanas al mar, se construyó sobre la laguna, se autorizaron licencias de construcción en lugares en los que no se debió permitir y de repente aparecieron gasolineras donde no debían estar.

“En todas las administraciones municipales, desde la primera hasta la de hoy, hay corrupción e impunidad en su interior, desde la Dirección de Tránsito hasta la de Transporte, que a su vez reparte a todo su personal. Todo mundo se hace de la vista gorda. Ahí tenemos un caso de corrupción en el que nadie dice nada”.

EL CAOS

“Si es bien es cierto que hoy tenemos un Cancún exitoso y hermoso, también es cierto que el destino es un caos para los ciudadanos y que el turismo no se percata porque la zona hotelera se mantiene limpia, linda, con hoteles vanguardistas, pero los ciudadanos sí que sufrimos el caos vial. Nunca se construyeron puentes sobre la laguna y no creo que se construyan porque el gobierno federal no tiene recursos. La autoridad municipal es omisa.

“Considero que se tendría que realizar un estudio vial hecho por expertos que nos digan de qué manera mejoramos la ciudad, porque no debemos pensar que ya no tiene remedio. Hay cosas que no cuestan mucho dinero, como pintar líneas amarillas o quitar conos naranjas, o brindar educación vial a los dueños de las escuelas de la avenida Bonampak que ocasionan caos vial.

“A 47 años de su fundación no debemos hablar de desarrollo sustentable porque Cancún ya está impactado, pero sí de un desarrollo más ordenado. En un destino de estas dimensiones, con más de 30 mil cuartos de hotel, un millón de habitantes y una carencia de servicios no creo que se pueda hablar de sustentabilidad”.

 

El éxito de Cancún trajo desde el primer momento un crecimiento muy acelerado, sobre todo los primeros 15 y 20 años del destino. Nos mantenemos como el más importante de México con una gran oferta hotelera y ocupaciones muy elevadas.

“En este camino aprendimos a conservar nuestro entorno, cómo involucrarnos más en el cuidado del medio ambiente, porque es algo que debemos que tener muy claro para el futuro de Cancún y sus alrededores y crecer con mayor protección en su desarrollo, a fin de mejorar y diversificar lo que tiene.

“Si bien es cierto que Cancún enfrenta muchos problemas sociales y turísticos,  también es cierto que tenemos que envolver a la sociedad, a los empresarios y a las autoridades de los tres niveles de gobierno para atenderlos y solucionarlos. Es un trabajo de la comunidad”.

EL ENTORNO SOCIAL

“Al paso de los años hay grupos sociales que perdieron identidad, que no se desarrollaron como un lugar donde crecen los hijos, abuelos y padres de familia, y esto hace que se dé una migración continua de muchas personas que vienen al destino, pero que al mismo tiempo sus familias se encuentran en otras ciudades del país.

“Es un tema que impactó, le impactó a Cancún en cierta forma por no poder desarrollar esa comunidad fortalecida con identidad y con amor por el destino.

“No dudo que hay muchas personas que aman esta tierra, que la consideramos nuestra porque trabajamos duro para protegerla, hacerla grande y que se mantenga como el mejor destino de México, pero perdió identidad y es ahí donde también debemos trabajar, en ese tejido social, a fin de recuperar el sentido de pertenencia, el orgullo de lo que tenemos.

“Después de Cancún tenemos el reto de la zona continental de Isla Mujeres, que crece cada vez más de una manera acelerada y esto es un reto para que se realice de manera correcta, sin impactar mucho el medio ambiente. Ahí tenemos un futuro de 25 mil cuartos de hotel que deben desarrollarse con una buena planeación estratégica que también lleve de la mano el crecimiento de una ciudad ordenada, protegida y con una mejor calidad de vida”.

HAY ESPERANZA

“Considero que nunca es tarde para que Cancún sea un desarrollo sustentable. Hay varios hoteles que trabajan hacia su interior a fin de tener un mayor ahorro de energía, un buen manejo de la basura y en la conservación del agua, entre otros aspectos que involucran a sus colaboradores. Estas acciones no deben ser solo de la iniciativa privada, tiene que ser un mandato para que el desarrollo en nuestra región sea así, de tal manera que se respeten la ley y los lineamientos que permitan logar esa sustentabilidad”.

Si hoy en día quisiéramos repetir el modelo de Cancún no se podría hacer, porque la regulación vigente en materia de sustentabilidad y en materia de conservar el medio ambiente impediría que en una franja tan angosta de tierra donde está el destino se construyeran hoteles. Se dio en una época que no había regulación y donde no teníamos conocimiento muy preciso de dónde estaban la primera duna o la segunda, o la marea.

“Esperemos que hoy en día cambien las leyes y sean más adecuadas, porque nos hemos pasado de la sustentabilidad real que requiere el desarrollo al extremismo. Se pensó en un lugar donde máximo hubiera 200 mil habitantes y 20 mil cuartos hoteleros. Sólo se tuvo la visión en Cancún y no en la Riviera Maya y Tulum o en otras partes de Quintana Roo”.

LA CORRUPCIÓN

“La corrupción que hoy tiene Cancún viene de dos partes, dice el dicho que tanto peca el que mata la vaca como el que le agarra la pata. La corrupción también viene de los empresarios ante unos reglamentos y leyes mal establecidos. Se han movido algunos capítulos de la ley que dice que la zona hotelera está dedicada a cuartos de hotel. ¿Por qué entonces se construyen condominios, cuya función es habitacional?

“El hotel produce impuestos por el uso de la playa y tiene características para preservar que estén garantizados contra un huracán e incendios, y el condominio no. Entonces vienen los arreglos.

La corrupción y la impunidad que se han vivido en este estado, sobre todo en los últimos seis años, han permitido esto; sin embargo, hoy en día lo que les gana a estos señores son las redes sociales.

NO HAY MUCHO TIEMPO

“Estamos a tiempo de corregir la problemática social y de inseguridad que vive hoy Cancún, pero no tenemos mucho tiempo. Con lo que hemos vivido no podemos esperar seis meses más. Pero, ojo, no solo es Cancún, también son Los Cabos, Puerto Vallarta, Mazatlán.

“Todos los ciudadanos tenemos que exigir ya la acción formal del gobierno para tener respuesta a la seguridad. Hoy tenemos aparentemente una policía municipal nueva, pero los vicios siguen siendo los mismos.

La calidad de vida de los ciudadanos también tiene que corregirse y cuidarse mucho”.

 

Deja un comentario

*


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>