Encuentros: Pedro Ferriz de Con Comunicador y empresario

El polifacético comunicador y empresario Pedro Ferriz de Con intenta despertar conciencias. Y eso lo ha logrado a través del movimiento ciudadano en contra de las curules de los plurinominales, a los que se sumaron más de siete millones de mexicanos. Su voz, su denuncia a gritos, su irreverencia y su análisis le han llevado a crear un nuevo movimiento: La Revolución del Intelecto. En encuentro con   luego de su magistral ponencia bajo el patrocinio de Fundación Oasis, nos habla desde sus entrañas.

Latitud 21.- ¿Qué mueve tu revolución del intelecto?

Pedro Ferriz de Con.- El deseo de un mejor país, de que erradiquemos la pobreza extrema, que encontremos elementos para que la gente tenga trabajo, reordenemos nuestras formas de producción para que haya bienestar a quien produce bienestar, desde el sector primario en el campo hasta el terciario en los servicios, y fundamentalmente encontrar oportunidades para la juventud.

L21.- La juventud mexicana…

PFC.- La juventud en México y el mundo está en un problema de oferta-demanda en el que no hay suficiente empleo para los muchachos, y entonces entramos en un terreno muy lamentable que es el del desempleo, por un  lado, y por el otro lado el de la informalidad, que  hoy por hoy es la madre de todos los problemas en este país; tenemos un desempleo ligado a la informalidad de más del 60% de la población. No hay responsabilidad hacia el país, no hay una obligatoriedad en ningún sentido para que el país crezca.

L21.- ¿No crees que tu concepto sea muy utópico?

PFC. La utopía suena a cualquier cosa que no tiene uno la intención de hacer. Yo creo que tenemos que luchar por ello o acostumbrarnos a que las cosas sigan como están. Sí hay formas sociales entre nosotros para promover una mayor inversión, una mayor subsidiaridad, una mayor corresponsabilidad, una mayor sensibilidad hacia los demás, empezando desde la base, desde la sociedad. Yo entiendo que esto suena muy utópico, pero no ha sido muy utópico en otros países y lo han podido hacer. ¿Hoy qué tenemos aquí? Tenemos un pueblo que tiene valores y riqueza. Nada más quiero que imaginemos qué fue Alemania en 1948. Destrozada. No había ni fuentes de empleo, ni inversión, ni sistema financiero, no había infraestructura, no había sector agrícola, no había nada más que muerte. Pregunto entonces si lo que digo es una utopía.

L21.- Desde tu escaño como comunicador, cuántas conciencias crees que realmente mueve… tu revolución intelectual…

PFC.- Millones, millones de conciencias, y estoy absolutamente convencido, tengo la convicción personal, de que el país está viviendo una ola de cambio.

L21.- ¿Cómo se puede medir? ¿O te quedas en tu ruido de la revolución intelectual…?

PFC.- Cuando convoqué a “No a los pluris” pensé que me iban a llegar muchas voluntades, y gente que me rodeaba pensaba que no me iban a llegar arriba de 15 mil personas. Me llegaron más de siete millones.

L21.- ¿Y qué se hace con esos siete millones para que sea una acción?

PFC.- Se levanta una voz. No había en aquel tiempo iniciativa ciudadana vinculante con el Congreso. Hoy ya con la reforma política hay una vinculación entre las iniciativas ciudadanas. Tan es así que el PRI votó, hizo un voto para quitar parte de los plurinominales, y para mí eso es un triunfo de la sociedad mexicana.

L21.- Tú con esta conciencia, ¿te ha nacido la intención de participar en la política?

PFC.- Mi idea es participar con la sociedad, en la sociedad, para la sociedad.

L21.- ¿Podría ser desde un escaño político?

PFC.- No lo veo en este momento, y las cosas cuando se dan, se dan. No ha llegado a mí esa posibilidad.

L21.- Hablaste de la educación como base de la revolución del intelecto…

PFC.- Pienso que la base fundamental es el involucramiento. Si dejamos que las escuelas sean en automático como son, no vamos a lograr un cambio sustancial, porque es la sociedad misma la que tiene que impulsarlo. Los grandes logros de los pueblos en la historia se han dado de la sociedad hacia las instituciones, no de las instituciones hacia la sociedad.

L21.- En ese sentido, ¿cuál crees que es el papel del empresariado mexicano?

PFC.- Lo veo sobreviviendo, lo veo frenado, lo veo inhibido. El empresario mexicano ha hecho milagros en muchos de los sectores para sobrevivir, y pienso que los empresarios en México deben de promoverse desde abajo. Mucho de lo que decía es que no hay oferta de suficientes empleos, tendremos que incentivar a muchos jóvenes a que en lugar de buscarlos se pongan a hacer empleos a través de actividades creativas.

L21.- En todo México no tenemos esas oportunidades para impulsar, por ejemplo, los programas de Pymes…

PFC.- El espíritu emprendedor de la juventud lo tenemos que poner porque para ser empresario hay que estar totalmente ajeno a los obstáculos y a favor de todo lo que sean las soluciones que los empresarios mismos deben de promover, desde la base. Yo entiendo que México tiene una economía sobre regulada, y se ha venido desregulando desde la época de Salinas hasta la fecha. Cuando entramos al TLC había regulaciones sobre regulaciones sobre regulaciones, y de Salinas para acá ha habido regulaciones en algunos puntos; aunque una cosa es la ley, la economía y sus reglas y otra cosa es cómo se ejecuta, y muchos funcionarios públicos aprovechan las estructuras de la ley para subirse a ellas en un acto de corrupción, y para denunciar la corrupción no va a ser el elemento corrompido el que se denuncie a sí mismo.

L21.- Y en ese sentido te vuelvo a preguntar, ¿qué papel juega el empresariado en esta revolución del intelecto?

PFC.- El empresario es sociedad, y el empresario unido tiene que denunciar cualquier entidad que se oponga deslealmente al trabajo y al empleo por la vía de la corrupción.

L21.- ¿Tú crees que el empresariado mexicano tenga liderazgo? ¿O crees que sea complaciente?

PFC.- El liderazgo del empresariado mexicano tiene una mezcla. Hay liderazgos que van para adelante y que proponen… pero como la viña del Señor, hay liderazgos en el empresariado que no están más que para su interés.

L21.- En el sentido del movimiento de la revolución intelectual… ¿Crees que el empresariado busque también esa conciencia, ese movimiento de revolución intelectual?

PFC.- Pienso que la semilla ya se sembró, y las semillas necesitan tiempo para florecer y para dar frutos. Estoy convencido de que el ánimo social que impera hoy para hacer de éste un mejor país es mucho mayor al de la época de mi padre o de tu padre. Estoy seguro que la semilla de la inquietud por ser un mejor país está ahí y en el futuro va a florecer.

L21.- ¿Qué piensas de la política mexicana?

PFC.- La política mexicana debe de crecer cuando sea de la sociedad… Si denuncio y nadie hace nada hay que volver a denunciar, y si nadie hace nada hay que volverlo a hacer, y si nadie hace nada hay que volverlo a hacer…

L21.- Hay denuncias públicas, caso, por ejemplo, de Bejarano; caso del Niño Verde, caso Rosario Robles, caso de corrupción de toda índole a la luz de los medios y exhibidos a la sociedad… Sigue sin pasar nada…

PFC.- ¿Quién lo va a hacer? Te puedo decir quién no lo va a hacer. Los que son y están sentados ahí en sus diferentes posiciones como funcionarios públicos. Eso que le llamamos la política. ¿Tú piensas que ellos solos lo van a hacer? Lo va a hacer la sociedad.

L21.- Ahora que dejaste la radio, ¿cómo vas a seguir contaminándonos de esa revolución?

PFC.- Tratando de tener contacto con la sociedad en donde pueda, en las ventanas que se me abran, en las puertas que se me abran. Yo le tengo un enorme agradecimiento a los medios de comunicación que me han abierto sus puertas. A Imagen le tengo un gran agradecimiento por la oportunidad que me ha dado. Me permitió tener contacto con millones de personas, moví  millones de conciencias. Imagen me permitió hacerlo y se lo agradezco desde mi corazón.

L21.- ¿Cuántos medios se te han unido en esta campaña de conciencia?

PFC.- Cada quien a su manera yo creo que asume su forma para unirse a la inquietud de un mejor México. Cada medio tiene  su solución y tiene su camino, y tiene su estrategia. Yo te puedo hablar de mí, solamente de mí y de lo que yo quiero para mi país, pero no puedo hablar por los demás, ni es mi función el hablar por los demás. Cada quien estoy seguro que tiene en su mirada una bandera para que este país sea aún mejor.

L21.- ¿Y si esos siete millones de personas que se unieron a la cuestión de los pluris te pidieran que tomaras participación abierta en la política, lo harías?

PFC.- No lo sé. Es muy pronto para pensar en estas cosas. No lo sé ni yo mismo porque hoy solamente tengo una inquietud, que es rehacer o hacer un camino para un mejor México desde la tribuna, desde la perspectiva, desde el lugar que me vaya marcando la vida. Ahí voy a estar. Lo único que puedo decir es que todo aquel que no lucha, de entrada ya está vencido, y yo no pienso ser un hombre vencido por la vida ni por el abatimiento ni por nada. Yo voy… tengo la convicción de luchar por mi amor, por mi familia, por mi esposa, por mis amigos y por la gente que cree en mí.

Deja un comentario

*


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>