En la 21 y otras latitudes • Octubre

Casa nueva

Que suenen las fanfarreas, pues un nuevo hogar cobija al Grupo Hotelero Santa Fe (GHSF), que dirige Francisco Zínser, a cargo entre otras cosas de la marca Krystal, con presencia en Cancún y otros destinos del país. Y no hablamos de una nueva adquisición u operación hotelera, de nuevas oficinas o domicilio postal, sino de su ingreso a la Bolsa Mexicana de Valores (BMV).

Como es sabido, la empresa líder dentro de la industria hotelera en México se enfoca en adquirir, desarrollar y operar hoteles bajo una estrategia multimarca y multisegmento, para ofrecer diferentes experiencias y adecuadas a la demanda de cada mercado.

Vayamos despacio para no perder el hilo, pues apenas concretó su ingreso a las grandes ligas cuando ya las cosas pintan de otro color. El grupo fue claro al señalar que los fondos de sus acciones se utilizarían para adquisiciones y desarrollo de hoteles, entre otras cosas. Pues bien, la firma dio a conocer que en los próximos dos años el plan contempla el duplicar su presencia en territorio azteca, con un monto cercano a los dos mil millones de pesos.

GHSF tiene en su haber tres mil 292 llaves, de las cuales mil 735 son propias, y con los recursos que levantaron en la BMV emprenderán el objetivo. Cabe decir que el 80% de la inversión se destinará a la marca Krystal.

Hasta ahora las cosas han ido bien para el consorcio, pues el año pasado tuvo ingresos por 481.4 mdp. A la fecha tiene tres contratos de operación de hoteles en construcción, que según el plan se estrenarían durante el 2015.

Leven anclas

Hasta ahora las cosas van viento en popa para el segmento plus de la industria inmobiliaria, como se denomina al producto turístico de lujo que se acomoda en altas y exclusivas torres condominales, pues están listos en el tintero al menos 300 mdd en inversión para el desarrollo de proyectos que albergarían entre mil 200 y mil 500 unidades, ahora que se desatoró el Plan de Ordenamiento Urbano (PDU) de Cancún.

A la bonanza del sector se suma el nada despreciable resultado de la temporada turística en el Caribe mexicano que ya hiló varios meses consecutivos de altas ocupaciones y afluencia turística, lo que rebasa  cualquier expectativa y genera bonanza económica en todos los niveles.

Esto, aseguran los expertos, permitió una franca recuperación, tras varios años de sequía desde la debacle del 2008 en los Estados Unidos, que pegó con tubo por un largo período a la industria inmobiliaria.

El proyecto Be Towers es uno de los que despega, pues cubierta en su totalidad la venta de unidades de la primera etapa -dos torres y 100 unidades-, el proyecto pasa ahora a la torre C, que, a como sopla el viento, debe estar lista y habitable en invierno del 2015. Aunque es difícil cuantificar el monto de inversión de un proyecto de 200 unidades a valor actual en el mercado, andaría en los 80 mdd.

A este se suman otros como Elite, en Puerto Cancún; los proyectos de Grupo Mira también dentro de este millonario complejo turístico, que incluye un centro comercial y condominios, una zona residencial en los canales nuevos de la marina y al menos tres proyectos condominales-hoteleros que se gestan dentro de Playa Mujeres.

Vuela, vuela

Como dice el refrán, más vale pájaro en mano… y es precisamente lo que pensó la aerolínea española Iberia para finalmente conectar vía directa con el Caribe mexicano, en este caso a través de Evelop, compañía de reciente creación y filial de la hotelera Barceló.

Ambas firmaron un acuerdo de código compartido que permitió dar el “grito”, pues desde el 15 de septiembre pasado une a las ciudades de Madrid con Cancún a través de tres vuelos directos a la semana, que estarán vigentes hasta octubre para luego reducir a dos frecuencias semanales.

Para ninguna de las dos compañías el Caribe mexicano es un juego, pues Cancún es un destino que cada día crece más entre las preferencias de los viajeros. En la actualidad, uno de cada cuatro europeos que viaja a México elige este centro vacacional como destino final.

Como valor agregado Iberia complementará la oferta al país con dos vuelos directos al día a Ciudad de México, desde donde conecta con 32 destinos adicionales gracias a los acuerdos de código compartido.

Y como hoy en día no se da paso sin huarache, la colaboración de Evelop con  Iberia supone reforzar su reciente incursión en el Caribe como aerolínea regular, que representa un mercado estratégico para la compañía, pues es la única con vuelos directos desde la Terminal 4 del aeropuerto madrileño a los tres principales destinos de la región.

Sin límites

Pensar en Cancún me remite a aquella melodía que dice… “cuando calienta el sol aquí en la playa…”, pues al final es lo que uno busca en el destino mexicano líder. Pero resulta por demás interesante el hecho de que la imagen y proyección del destino de playa, sol, blanca arena y agua azul turquesa se capitalice para algo que supone una actividad totalmente opuesta.

Barajemos más despacio. Resulta que el Comité Olímpico Mexicano (COM) anunció que Cancún será sede del Congreso Internacional de Esquí Invernal 2016 -así con todas sus letras-, esto como parte de la campaña de impulso y difusión para que más deportistas se sumen a un representativo nacional que pueda clasificar tanto a los Juegos Olímpicos de la Juventud de Invierno, en Lillehammer, Noruega, 2016, así como a los de mayores, en Pyeongchang, Corea del Sur, en 2018.

Para matar dos pájaros de un tiro, aprovechando el imán que tiene Cancún se promoverán las bellezas naturales del país a través del congreso, capitalizando derrama económica para el destino al reunir entre mil 200 y mil 500 invitados de varios países del mundo, y de paso conscientes en la COM de que la participación en cualquier deporte invernal en México se dificulta, optimizarán el escenario para seguir con la detección y seguimiento de jóvenes que vivan en otros países y que tengan la doble nacionalidad para invitarlos a ponerse la verde. Ya adelantaron que uno de estos casos será el de la México-americana Jocelyn McGillivray, quien es una de las cartas fuertes para representar al país en Lillehammer 2016.

Sirva entonces el sol y la playa para promover al máximo el deporte invernal.

Las guitarras callaron

La casa del rock en Cancun cerró sus puertas; y fue por demás penoso, además de la pérdida de fuentes de empleo y el mensaje que se envía a los inversionistas, el hecho de que la propia firma Hard Rock Internacional (HRI) confirmara que el icónico restaurante-bar, en el “corazón” del destino y que    no formaba parte del portafolio global de la firma, operaba de manera ilegal junto con otros de la marca en México.

Aunque parece difícil de comprender, el asunto se remite al 2011, cuando el consorcio HRI terminó su relación de franquicia con Operadora DB México, franquiciador de Hard Rock Café en México, después de varios años de controversias por incumplimiento de los estándares de la franquicia y obligaciones de pago de la misma.

En 2001, Robert Earl, propietario de la cadena Planet Hollywood, declarada en bancarrota dos veces, adquirió la participación mayoritaria en el Grupo ECE México y su subsidiaria Operadora DB México; esta última gestionó de manera ilegal varios restaurantes Hard Rock Café no autorizados, concretamente cafés en Cozumel, Cancún, Acapulco y Cabo San Lucas.

Como parte del proceso legal autoridades locales intervinieron y aseguraron  las cajas registradoras, en reclamo por un adeudo millonario. HRI busca la ejecución de un laudo arbitral anterior para cerrar la propiedad de Cancún y otras a cargo de Operadora DB México.

La firma internacional aglutina 189 establecimientos en 58 países, incluyendo 143 cafés, 21 hoteles y 10 casinos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*