Dolf Hogewoning, Embajador del Reino de los Países Bajos

Con fuerte presencia empresarial, los Países Bajos se consolidan como el gateway de México hacia Europa, en especial para el turismo 

México y los Países Bajos comparten excelente relación diplomática y comercial, que transita por la industria de alimentos y bebidas, servicios al sector petrolero y farmacéutico, sin dejar de lado la cooperación en materia de investigación y el ámbito cultural. Es el panorama que esboza Dolf Hogewoning, quien desde mediados de 2012 inició funciones como embajador en México en sustitución de María Laetitia Alice Crispiniana Van Den Assum.

Nacido en Leiden donde estudió Derecho Holandés e Historia ingresó al Ministerio de Asuntos Exteriores en 1987. Tuvo varios cargos en el Ministerio, y de 2002 a 2006 fue embajador adjunto en la embajada del Reino de los Países Bajos en Madrid, España. En el año 2006 recibió el cargo de secretario general de S.M. la Reina Beatrix. A partir de 2009 se desempeñó como embajador en Damasco, Siria, y desde el verano llegó a México, país que desplazó a Holanda en la producción de tomate al utilizar tecnología holandesa, comenta en breve plática para Latitud 21.

 Latitud 21.- En materia de negocios, ¿cómo están las relaciones entre México y Holanda?

Dolf Hogewoning.- Somos el tercer inversor en México; los sectores más importantes son la horticultura y agricultura. Por muchos años fuimos el primer exportador de tomate hacia Estados Unidos y ahora México lo es;  aportamos muchos conocimientos a este país para ayudar, dar asistencia y transmitir tecnología de uso en los invernaderos. También entramos en otros sectores, como el energético a través de  servicios a Pemex gas y petrolero. Otra empresa es la fabricante de la cerveza Heineken, que ha hecho un joint center con Femsa, pero también tenemos una gran empresa al norte de Monterrey  que produce penicilina. Además la aerolínea KLM celebró en noviembre pasado sus 60 años en México.

L21.- ¿Qué ofrecen los Países Bajos a México para fortalecer su estrategia comercial?

DH.- A México le funciona Holanda como entrada a Europa, porque tenemos puertos y grandes posibilidades para los mexicanos; somos el gateway a Europa.

L21.- ¿A cuánto asciende el intercambio comercial entre México y Holanda?

DH.- El intercambio de flujos comerciales es de dos mil millones de euros y está creciendo mucho, son muchas inversiones holandesas las que hay en México.

L21.- ¿Qué condiciones favorables ofrece México para esas inversiones?

DH.- Para el sector agrícola son muy favorables, principalmente por el clima en varios estados donde se realiza la horticultura. Otro es el nivel de salario,   más bajo que en Holanda, y la ventaja de México de estar muy cerca de Estados Unidos. Es muy importante para los sectores comerciales de mi país tener contacto con empresas mexicanas para producir en este país para el mercado de los Estados Unidos, pero la idea es diversificar porque la economía mexicana así lo quiere. El nivel de formación en ciertos sectores es muy bueno, como el automotriz. Nosotros tenemos buena experiencia con el manejo del agua; en Tabasco nos han pedido un estudio para manipular el líquido y tenemos la oportunidad de demostrar cómo colaborar en el sector privado y el universitario.

L21.- ¿Cuántas empresas están establecidas en México?

DH.- Hay unas mil empresas holandesas en México, y tienen sus subsidiarias para producir.

L21.- ¿Cuál es el mayor atractivo turístico de México para sus conciudadanos?

DH.- Hay dos corrientes de viajeros. Un grupo prefiere sol y playa, pero hay otro al que le gusta visitar los museos y sitios arqueológicos, y probar la comida mexicana. A Cancún llegan unos 50 mil holandeses. En general en todo el país deben ser unos 100 mil. Para los mexicanos en Holanda tenemos los museos, las ciudades del siglo XVI muy bien conservadas y ahora en Amsterdam acabamos de reinstalar varios museos de arte.

L21.- ¿Qué aportes hay en intercambio cultural?

DH.- En México encontramos ambos mundos; nosotros somos el Viejo Continente, tenemos mucho interés en la cultura precolombina. Por ejemplo la universidad de Leiden tiene lazos muy importantes con México, especialmente en la región de Oaxaca. Está haciendo estudios en el área de la cultura indígena. También hay un holandés que está trabajando en Querétaro, que es un experto en el idioma otomí. Muchos estudiantes holandeses de arqueología vienen a México para continuar sus estudios. Tenemos muy buenos arquitectos y México es un paraíso para ellos. Yo veo muchas posibilidades también en el área de diseño.

 



 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*