Delfinarios en la mira del PVEM

Legisladores retoman iniciativa en contra de los delfinarios en México. De aprobarse
pondría en riesgo a 302 delfines y 15 mil empleos directos e indirectos

Aún con el antecedente de que el 80% de los animales decomisados a los circos murieron a raíz de la modificación aprobada a la Ley General de Vida Silvestre que prohibió su uso, una nueva iniciativa del Partido Verde Ecologista de México (PVEM) pone en riesgo la existencia de los 302 delfines que viven en cautiverio en instalaciones de las seis empresas más importantes del ramo en México, así como 15 mil empleos directos e indirectos, además de la derrama económica que genera esta industria al año y que alcanza los dos mil 980 mdp.
La iniciativa del PVEM que pretende modificar el artículo 60 Bis de la Ley General de Vida Silvestre prohíbe el uso de mamíferos marinos -ballenas, delfines, focas y lobos marinos- en espectáculos fijos o itinerantes, así como cualquier actividad que involucre a estas especies y no tengan como fin la investigación científica y la educación superior de instituciones acreditadas.
Representantes de sectores involucrados expresaron a Latitud 21 su opinión sobre la iniciativa que planteó el Verde Ecologista, al considerar que es una propuesta que carece de información, investigación, sustento, y lejos de buscar el bienestar animal se atribuye netamente a una decisión política.
Consideraron que las leyes no deben ser prohibitivas sino regulatorias, bajo un equilibrio en el que se defienda el bienestar de cada una de las especies en cautiverio y los empleos que genera esta industria, que en el caso de Quintana Roo tiene especial relevancia, ya que en los delfinarios de la entidad se concentra el 70% de los delfines del país de acuerdo con el registro de la Asociación Mexicana de Hábitats para la Interacción y Protección de Mamíferos Marinos (AMHMAR) -200 ejemplares- y la mayor parte de la planta laboral que genera la actividad a nivel nacional.

HABLA LA ASOCIACIÓN

En entrevista con Claudia Pérezsalas, directora ejecutiva de la AMHMAR, dio a conocer que el organismo representa a las seis empresas más importantes de México que tienen bajo su cuidado al 95% de los mamíferos marinos que hay en territorio nacional, entre ellos 302 delfines. Agregó que los miembros de la asociación tienen presencia en siete estados del país, entre ellos Quintana Roo, líder en la actividad. El mayor número de cetáceos, 200, se encuentran en tres empresas que operan en la entidad.
“La integración de la asociación se dio precisamente con el fin de unir al sector para informar a la sociedad sobre la actividad lícita que desarrollan estas empresas legalmente constituidas, que pagan impuestos, generan empleos y representan una derrama económica muy importante para el sector turístico mexicano. Es una actividad que tiene 25 años en el país en el manejo de hábitats, como le llamamos a los delfinarios. Aquí nacieron más del 60% de los animales bajo el cuidado humano”, subrayó.
Destacó que las empresas que forman parte de la asociación generan 15 mil empleos directo e indirectos y una derrama económica de dos mil 980 mdp al año. “La inversión en instalaciones de los asociados supera los dos mil 400 mdp y nos regimos por el código de ética que demanda nuestro organismo”.

SOCIEDAD DESINFORMADA

Destacó que en torno a esta actividad, más que mitos y realidades hay desinformación. Se asegura que los delfines en México viven en pequeños espacios; sin embargo, “los hábitats propiedad de los miembros de la AMHMAR exceden cuando menos tres veces el espacio que exigen las normas. También se dice que se les condiciona el alimento y trabajan mucho. La verdad es que comen de acuerdo a su peso y edad, y están en perfecto estado de nutrición. De manera voluntaria colaboran en los programas de interacción y no tienen actividad de más de cuatro horas”.

LA REALIDAD

“Otra aseveración que se hace y está alejada de la realidad es que los delfines se capturan o se importan de otros países. Eso es mentira. Desde 2002 no se capturan delfines, y a partir de 2006 se prohibió la importación y exportación de mamíferos marinos en México. Tampoco se suicidan, ni viven menos de un año o bajo estrés, porque se les brindan cuidados, un buen trato, atención con amor y en instalaciones adecuadas.
“Se demostró ya que los delfines bajo el cuidado humano, en algunos casos, viven el doble de lo que lo hacen en vida silvestre y la tasa de mortalidad anual es menor del dos por ciento. En vida silvestre se mueren más de 500 mil delfines al año”.
En torno a la iniciativa que planea el Partido Verde Ecologista de México (PVEM), Claudia Pérezsalas explicó que “la asociación tiene comunicación con los diputados, hemos tratado de mantenerlos informados sobre la realidad del sector. Lo único que pedimos es transparencia en el proceso, que se siga el camino correcto ya que hay muchas irregularidades, como el hecho de no haber enviado a tiempo la iniciativa a los legisladores de la Cámara de Diputados. Les pedimos que la revisen con tiempo, se documenten, para tomar una decisión sin presiones políticas ni tintes partidistas”.
La directora de la AMHMAR aseguró que “no nos negamos a la regulación, al contrario, nosotros decimos regulación sí, prohibición no. Queremos trabajar junto con las instancias correspondientes para mejorar lo que se deba mejorar. Nos rige la NOM-135 de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat)”.

“La iniciativa del PVEM pone en riesgo la calidad de vida y la salud de estos animales que están bajo el cuidado humano, así como a un sector que basado en el bienestar animal genera desarrollo sostenible, económico, empleo, academia, esfuerzos de conservación y tareas de educación ambiental, esto desde el punto de vista del bienestar animal.
“En materia del proceso de la iniciativa, está basada en irregularidades y manipulación desde su exposición de motivos hasta su proceso en la revisión en la Comisión del Medio Ambiente y en el Pleno del Senado. No podemos en un país como México permitir que nuestra democracia y nuestros derechos se atropellen de esta manera”.

DE LA VISTA GORDA

“Nos hemos acercado a los diputados, les trajimos la ciencia, evidencia e incluso los invitamos, particularmente a los del Partido Verde, para que vinieran a ver nuestras instalaciones y nunca lo hicieron. Los legisladores con los que hablamos entendieron que es una iniciativa que no debería pasar. Hubo otros que no tuvieron la oportunidad de escucharnos y conocer sus consecuencias. Al final, se voltearon por un tema político electoral del Estado de México. Se hizo una coyuntura entre el PRI y el PVEM y este último pidió esta iniciativa como moneda de cambio. No es una iniciativa que persiga el bienestar animal.
“A ellos les molesta ver mamíferos marinos bajo el cuidado humano y desde una óptica puramente emocional. Lo que hacen es usar a los delfines como mártires, sacrificarlos para que ya no exista la actividad, sin sustento científico-biológico ni por bienestar animal. Es un deseo de ellos de acabar con esta actividad con la que no están de acuerdo, pero sin ninguna evidencia. El alcance de la iniciativa es terminar con el sector, someter a los animales a una calidad de vida baja, enfermiza y a un maltrato animal”.

INVESTIGACIÓN A FONDO

“Lo que queremos hacer es convencer a los diputados, exigir que retiren esa iniciativa y se lleve a una revisión adecuada, es lo que piden los diputados del PAN, PRD, Movimiento Ciudadano y nosotros.
“Hablamos con los diputados del Partido Verde, pero están aferrados a manipular diciendo que lo único que nos interesa es el negocio, que los delfines son maltratados, que se les priva de comer, mentiras que se han comprobado y que categóricamente no son ciertas.
“En relación con el Partido Verde local, solo atiende a un deseo de Jorge Emilio González de acabar con esta actividad, este es un asunto político o personal, cosa que es muy grave.
“La manera en que presentan la ley hace que haya polarización, no es una ley constructiva. Pedimos sí a la regulación no a la prohibición“.

Desde el punto de vista médico hay muchas repercusiones negativas en esta iniciativa, no solo para los delfines directamente sino para muchas especies. También en lo que se ha hecho durante muchos años en medicina zoológica, particularmente con delfines, en especial en México, ha permitido conocer un manejo mucho más precavido de animales bajo el cuidado humano, llevar a cabo una investigación y seguir con su desarrollo.
“Las repercusiones irían en el sentido amplio de la conservación y preservación y del entrenamiento del personal que está a cargo precisamente de la conservación de las especias, no miramos de pronto el panorama completo y debemos entender que esto es un tema con muchísimas aristas.
“Los delfines son un tema que nos han llevado a conocer muchos aspectos de la biología y la medicina de mamíferos acuáticos y se aplica también en el cuidado de otras especies. No quiero politizar el asunto más de lo que ya está, pero los especialistas somos quienes podríamos discutir el tema, pero los partidos políticos van por una vertiente unilateral que no nos conviene de ninguna forma”.

EL LLAMADO

“El llamado a la población es que debe ser muy cautelosa para saber a qué le damos like, qué propuestas nos interesan y conocer a fondo el asunto.
Los partidos políticos verdaderamente interesados en el bienestar animal deben necesariamente hacer una coalición con los expertos, no hay de otra. Llevamos 35 años estudiando el tema, y no puede una persona que no tiene el conocimiento real, completo, tomar la batuta en el tema de salud animal, pues su argumento es contrario a lo que están persiguiendo, que es el bienestar animal, pues no tienen ningún fundamento científico. El problema en este tema es el desconocimiento, la falta de información”.

En el tema de los delfines los diputados del Partido Verde no tuvieron ningún acercamiento previo con nosotros. Nos acercamos a ellos, los invitamos para venir a los delfinarios y no lo hicieron. Además se pegaron algunos activistas de una manera muy visceral, de una manera muy romántica y poco real.
“Si la iniciativa de ley se autoriza como está, daríamos un paso atrás muy grande en cuestión de conservación y sobre todo en la generación de conocimientos, y por otro lado es una ley que muy entre comillas pretende un bienestar animal cuando es exactamente lo contrario, porque el impedir la reproducción en estos animales es atentar contra el más natural de sus comportamientos, y los métodos anticonceptivos que hay para este tipo de animales es la utilización de hormonas anticonceptivas por largo tiempo, que pueden generar problemas de cáncer en el útero, problemas de ovarios poliquísticos, quistes foliculares y una serie de patologías impresionante, porque se pretende que las hembras entren en contacto con los anticonceptivos desde los cuatro años de vida hasta que se mueran, y permitir esto está totalmente fuera de la ética de un médico veterinario.
“El otro punto sería separar a los machos de las hembras, lo cual resultaría una práctica sumamente cruel porque van a romper toda la estructura social de estos animales, al generarse problemas entre los grupos de machos al no tener hembras. Esto es realmente un atentado contra el bienestar de estos animales. El diputado Jesús Sesma propone la vasectomía, técnica que no existe, la cirugía es un tema muy complicado, porque tienen los testículos en la cavidad abdominal, estamos hablando de cirugías mayores, entonces haciendo un cálculo muy somero, hablamos de que si hacemos vasectomía a todos los delfines vamos a perder al 70 por ciento”.

NO HUBO RESPUESTA DEL PVEM

Como parte del proceso de elaboración de esta entrega se contactó a integrantes del Partido Verde, tanto a nivel nacional como estatal, sin obtener respuesta. Al insistir, pues consideramos de vital importancia incluir el punto de vista de los promotores de la iniciativa, contactamos con el diputado federal del Partido Verde, Jesús Sesma, quien a su vez nos pidió vincularnos con el equipo de prensa del organismo para obtener la información deseada, pero hasta el cierre de esta edición tampoco hubo respuesta.
Asimismo, al cierre de esta edición, la iniciativa de modificación del cuarto párrafo del artículo 60 Bis de la Ley General de Vida Silvestre, se encontraba en revisión en el pleno de la Cámara Baja del Congreso de la Unión.

“En la legislatura pasada, los del Partido Verde propusieron una ley para prohibir los animales en los circos, sin ninguna estrategia, sin ninguna medida provisoria, sin situación cautelar que los protegiera, cuidara e hiciera evidente lo que iba a pasar con ellos. ¿Y qué sucedió? Que el 80% de los ejemplares murieron y el otro 20% está dilapidado en diferentes zoológicos o espacios donde cuidan animales y no precisamente en las mejores condiciones.”

SIN CONSENSO

“No hubo un buen consenso y ahora buscan un slogan de campaña, algún pretexto para caer bien a un determinado núcleo de personas que está de acuerdo en que los animales deben estar en libertad. Es un tema romántico que utilizan para ir sobre los animales marinos, los delfines y delfinarios.
“Si no permitimos que pasara la iniciativa fue porque no estaba bien sustentada, además de que no la conocíamos a fondo. Incluso los mismos integrantes de la comisión la conocieron un día anterior, sin tener el tiempo suficiente para conocer el contexto de la propuesta del Verde Ecologista, que no es más que acabar con los animales en cautiverio, en especial los delfines, a un corto y mediano plazo.
“Ahora es un slogan de campaña que dice ‘liberamos a los delfines’, pero es más bien una estrategia política. Si profundizamos en las consecuencias de la misma, en caso de aprobarse, daría un duro golpe a la economía de Quintana Roo; lo que proponen es un acto de irresponsabilidad. Consideramos que los delfinarios deben operar bajo las normas de resguardo y seguridad de aplicación de la ley. No estamos en contra del cuidado animal en cautiverio, de la reglamentación, de una norma estricta en relación con la vida de los animales marinos, pero sí de las ocurrencias electoreras.
“Sería un agandalle o prepotencia por parte del Verde si presenta nuevamente la iniciativa, si vio que no hubo consenso y que esto causó malestar y generó opiniones divididas, aunque de los Verdes no me extraña nada”.

No estamos a favor de prohibir delfinarios, ni a mediano ni a largo plazo. Estamos a favor de regular la norma para proteger a los mamíferos que están en cautiverio.
“Estoy en desacuerdo con la iniciativa, lo manifesté en el Pleno, en la Comisión del Medio Ambiente, aunque no pertenezco a ésta estuve presente. Para Quintana Roo es importante esta ley porque el 70% de los delfines del país se encuentran aquí. No es solo defender el negocio de los delfinarios, sino un eslabón que complementa un atractivo turístico dentro de un destino, que es con el que competimos”.

CON LA VOZ DE TODOS

“Todas las leyes tienen un tinte político, pero yo quiero ir más allá de lo político. De aprobarse esta iniciativa afectaría severamente a los quintanarroenses. Es decir, esta ley tiene que construirse a través de un consenso, donde nadie pierda y todos ganen.
“Qué vamos hacer con los 15 mil empleos que genera el sector, cómo los vamos a conservar, cómo podemos conservar el entorno del mamífero acuático, cómo podemos crecer la responsabilidad de los empresarios, cómo ayudar también en el caso de la vaquita marina.
“En el consenso deben estar los empresarios y no solo los políticos, así como biólogos marinos, veterinarios y especialistas en la materia. Hay que escuchar a la otra parte, pero no radicalizar el tema. Debemos adoptar una postura que equilibre la ley y ver cómo ayudarnos entre empresarios y gobierno, y cómo terminar ese divorcio que hoy existe con la sociedad.
“Se pueden construir buenos escenarios para que todos ganen, no solo se trata de los delfines o de los empresarios, sino de todo un circuito que involucra a un destino turístico”.

Son dos temas, el primero es el tema político que utiliza de manera irresponsable el Partido Verde para engañar a la gente. Este señor, el ‘Niño Verde’, que no merece ningún respeto por parte de nosotros porque no ha hecho nada en beneficio de los quintanarroenses, no sé ni siquiera cómo es que es nuestro senador…”

OCURRENCIAS LOCAS

“Las iniciativas del Partido Verde nunca están sustentadas ni fundamentadas en bases lógicas; son totalmente de arranque, de capricho, son ocurrencias casi locas, de gente que no tiene ninguna preparación, ni siquiera tiene una carrera política. Es muy lamentable que utilicen a Quintana Roo, el estado que más le genera turísticamente al país, como una bandera política y que usen a los delfinarios para que ellos queden bien con un grupo de eventuales votantes ignorantes del tema”.

CONSECUENCIAS

“Lo primero que hay que destacar es el daño a los delfines, a la generación de empleos. Segundo, es una iniciativa que afectaría de manera directa a la economía, y no solo de Quintana Roo sino de los destinos turísticos del país.
La entidad compite con muchas islas del Caribe ya que muchas tienen delfinarios. Hay personas que viajan solo para nadar con delfines, porque está demostrado que tienen un bien terapéutico. Con esta iniciativa dejarían de venir a Cancún y se irían a República Dominicana o a Bahamas, a Gran Caimán o a cualquier otra isla. Perdemos un segmento de mercado muy importante. Hay una generación de empleos muy importante, desde veterinarios, biólogos, especialistas, entrenadores, hasta promotores, agentes de ventas, contadores. Se perderían miles de empleos si se aprueba.
Es muy lamentable el tema, tanto por la parte económica y de competitividad para Quintana Roo y los destinos turísticos de México, ya que también tendría efectos para el resto de los sectores.
“Es mentira que son maltratados, me consta, ya que he estado de manera personal en los delfinarios hablando con los biólogos y viendo el trato que les dan, que es de primer nivel.

Proyecto (inicial) de decreto por el que se reforma el cuarto párrafo del artículo 60 Bis de la Ley General de Vida Silvestre, en materia de mamíferos marinos.

Artículo Único.- Se reforma el cuarto párrafo del artículo 60 Bis de la Ley General de Vida Silvestre, para quedar como sigue:

A r t í c u l o 60 Bis…

Queda prohibida la utilización de ejemplares de mamíferos marinos en espectáculos fijos o itinerantes, así como cualquier actividad que involucre a estas especies y que no tenga por objeto la investigación científica y la educación superior de instituciones acreditadas

TRANSITORIOS

Primero.- El presente decreto entrará en vigor al día siguiente de su publicación en el Diario Oficial de la Federación.
Segundo. Los ejemplares de las especies mencionadas en el presente decreto podrán continuar en cautiverio con fines de exhibición e interacción, hasta la muerte de los mismos, siempre y cuando se garantice su integridad física y su salud en estricta observancia a la legislación ambiental en materia de trato digno y respetuoso.
Tercero. Queda prohibida la reproducción en cautiverio, así como la obtención e introducción de nuevos ejemplares, con excepción de los ejemplares objeto del protocolo de atención para varamiento de mamíferos marinos y aseguramientos ejecutados por la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente.
Los propietarios y poseedores de mamíferos marinos contarán con un plazo de seis meses para elaborar e implementar un protocolo de control de natalidad para los mamíferos marinos que mantienen en cautiverio.
La verificación del cumplimiento de la prohibición de la reproducción, obtención e introducción de nuevos ejemplares de mamíferos marinos estará a cargo de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente, quien podrá ejecutar sus atribuciones sancionadoras correspondientes.
Cuarto.- La Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales contará con un plazo de seis meses para adecuar la Norma Oficial Mexicana NOM-135-SEMARNAT-2004: Para la regulación de la captura para investigación, transporte, exhibición, manejo y manutención de mamíferos marinos en cautiverio, con la finalidad de dar cumplimiento al presente decreto, así como para hacer más estrictas las obligaciones contenidas y con ello garantizar mejores condiciones de vida a los mamíferos marinos que se encuentren en cautiverio.
Quinto. Los propietarios y poseedores de mamíferos marinos contarán con un plazo de treinta días naturales para integrar un inventario de ejemplares de mamíferos marinos en cautiverio, con la finalidad de garantizar que no exista intercambio o suplencia de los mismos, así como para el adecuado control de la población y natalidad de los ejemplares que se encuentren en cautiverio, el cual deberá ser entregado a la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales para su validación, a más tardar los siguientes treinta días naturales de vencimiento del plazo referido en el presente artículo transitorio. El intercambio o suplencia de ejemplares serán sancionados por la misma Secretaría.
Sexto. Los propietarios de especies de mamíferos marinos estarán obligados a implementar un programa de reinserción a su medio natural de aquellos ejemplares que hayan sido sustraídos del medio silvestre, debiendo informar a la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales en un plazo de seis meses, el número de ejemplares candidatos, el mecanismo que se plantee ejecutar, así como los resultados obtenidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*