¡DÉJALO SER!

Marcos Constandse, uno de los pioneros en la construcción del Caribe mexicano, rinde tributo al destino con una obra novelada sobre su concepción, desarrollo y como el gran milagro económico de México  

¡Déjalo ser!, la historia novelada de Cancún, no es un libro cualquiera. Es la vida y obra de uno de los grandes constructores del Caribe mexicano, Marcos Constandse Madrazo, en cuyos hombros caen desde el inicio la urbanización del primer proyecto de vivienda de la ciudad y las primeras escuelas, hasta la autoría de conceptos hoteleros de vanguardia e importantes aportaciones en la consolidación de seis parques recreativos y dos experiencias de fama mundial conglomerados en Grupo Experiencias Xcaret.

Ingeniero de profesión por la Universidad Autónoma de México, la revista Latitud 21 concede su portada a Marcos Constandse por sus aportaciones en el surgimiento y desarrollo de Cancún y la Riviera Maya, de la que nos hace una entrega hablada -literalmente.

LA ESCENA: AKUMAL

“En mi vida profesional participé en Nonoalco, y después trabajé por dos años para ingenieros amigos de mi hermano Óscar haciendo obra particular. Luego ambos pusimos la Constructora Mezcalapa, hasta que un día mi hermano, quien vino a Akumal en el año 73, regresó tan enamorado de la zona -apenas empezando el desarrollo de Cancún, en un proceso de terracerías y rellenando la isla- que decidió venir a vivir a Akumal. Para mí fue muy alarmante porque la parte de relaciones públicas la manejó siempre él, así que con su cambio de residencia me sentía un poco desamparado en la empresa.

“Él tomó la decisión de invitar a mi hermano Carlos, quien había formado junto con Román Rivera Torres la empresa Ritco & Asociados, y los jóvenes se entusiasmaron tanto, eran cerca de siete u ocho, que decidieron  todos aventurarse a Quintana Roo en el ´74, entre ellos mis hermanos, Román, Octavio Lavalle, Francisco Córdova y algunos más.

“Se fusionaron todas las empresas en Ritco & Asociados. Yo quedé como director general pero viviendo en Cuernavaca, porque teníamos obra en Cocoyoc, Acapulco, Tabasco, y la oficina central la teníamos en la Ciudad de México. Se fueron agotando y terminando los proyectos, hasta que ya teníamos poco trabajo allá y se concentró mucho aquí, fue cuando decidí cambiar mi residencia de base a la zona en 1988. Para entonces yo había empezado a hacer los hoteles Palace, después de hacer Brisas”. 

PRIMERAS OBRAS 

“Arrancamos con las llamadas Casitas de Akumal y ahí comenzó todo…  Cuando decidimos dejar Akumal nos venimos a Cancún para hacer obra de gobierno en la administración de Jesús Martínez Ross, principalmente escuelas, pero en esa época también hicimos la estación de Bomberos, condominios, el Plan de Desarrollo Urbano de Puerto Juárez, y la obra más importante que tuvimos poquito después fue Nuevos Horizontes, la cual urbanizamos e hicimos el primer grupo de casas grandes de interés social, alrededor de 200 unidades, pero resultó que como contratistas esta obra nos quebró. Durante dos años el gobierno no aceptó subir los precios y argumentó una compensación para amortiguar la inflación y nunca sucedió, y tuvimos que cerrar prácticamente”.

LA RUPTURA, LA COINCIDENCIA

“También coincidió con la fecha en la que los jóvenes de Grupo Ritco en general ya querían ser independientes. Aprovechamos esa oportunidad para que cada uno de los directores se quedara con su empresa fusionada dentro del grupo. De esa manera cada uno empezó a hacer sus propios desarrollos, sus propios caminos. Fue muy importante, porque ya eran demasiado ´gallos´ para ser dirigidos por mí, eran demasiado capaces para seguir sometidos a una dirección. La prueba es que todos han sido muy exitosos. Eso nos forzó y nos empujó a iniciar obra privada. Fue cuando hicimos básicamente Nautibeach, Conjunto Bahía, Villa Pescadores y empezamos Brisas, con Roberto Chapur. Brisas al final se convirtió en un condominio hotelero y de ahí nació la idea de lanzarnos a los hoteles”.

GOLPE BAJO

“En la época hicimos los hoteles Cancún Beach Club, Beach Palace; después hicimos el Cancún Palace, el Sun Palace. Ahí yo dirigí ese grupo, fui director hasta esa fecha. En la novela ¡Déjalo ser! narro el cultivo yucateco que me hizo Roberto Chapur y cómo se quedó con la compañía. Cuando a Roberto le raptan a uno de sus hijos queda muy nervioso. Él y yo éramos unos socios extraordinarios. A Roberto lo quería como a un hermano y me entendía de maravilla con él. Yo diseñé un producto que se llamó ‘tarifa reducida de hotel’. No existía en el mundo. La diseñé y la saqué para 25 años, con tiempo limitado, en el Cancún Beach Club, y fue tal el éxito que no habían pasado seis meses cuando habíamos pagado el crédito del banco.

“¿El concepto? Lo que comprabas era una tarifa reducida de hotel, no adquirías ningún derecho condominal ni nada. Durante 25 años podías venir barato al hotel, esa fue la idea. Fue un éxito. De ahí seguimos con el Cancún Palace y con el Sun Palace, pero Roberto se puso muy mal y yo le propuse llevármelo a Miami. Él tenía mucho temor de Miami porque no hablaba inglés; sin embargo, fundé la empresa en Miami y los clubes en Gran Caymán. Él se dio cuenta que podía manejar Miami, y le encargué que viera un problema legal que teníamos en México, porque tenía amigos. En la medida en que el problema legal se fue resolviendo, él me planteaba que se volvía cada vez más grave, hasta el punto en que me convenció de que íbamos a tener un problema legal muy serio, con riesgo de cárcel y demás, pero que había quien nos comprara los hoteles. Yo le tenía fe ciega a Roberto. Entonces accedo a vender los hoteles, y después descubro que él era el que los había comprado, y se quedó con los hoteles, en una operación perfectamente legal pero en donde yo me quedé fuera con mis hermanos. Fue tan grave para mí el asunto que caí en cama tres meses y casi me muero cuando descubrí que me habían hecho eso”.

GOLPE DE SUERTE

“Ya mi hermano Óscar había empezado Xcaret con Miguel Quintana, Y cuando regresé me incorporé y ahí fue donde inicié todos los procesos de Xcaret que había comenzado mi hermano. Con los años, a lo que me dediqué fue básicamente a la dirección y a las áreas administrativas, contables, fiscales, legales, entre otras, eso fue en lo que yo me fui especializando y fue mi área como consejero delegado”.

UN LEGADO 

“¿Mi legado? Yo creo que es un conjunto de cosas. De largo plazo no cabe duda que es el grupo Experiencias Xcaret, porque la empresa, el parque en sí,  se había vuelto algo más que un negocio, se había vuelto un símbolo de mexicanidad en el destino de Cancún, y con el tiempo cada uno de los parques estaba trascendiendo.

“Se criticaba mucho a Cancún de que era como Miami, y a raíz de los parques esa crítica desapareció, porque apareció un atractivo enorme al cual va el 30 o 40% de la gente que llega al destino, a un lugar profundamente mexicano que fue Xcaret primeramente. Entonces yo creo que eso es un legado más poderoso que los otros.

“Ahora, los Palace, el fundamento en los Palace, que yo estructuré, también fue un legado muy importante. Otra cosa que fue muy importante es que fuimos un grupo que hizo muchas escuelas, porque era una época en que había mucha escasez. También hicimos el primer condominio significativo en Isla Mujeres, Nautibeach, que fue algo difícil porque los locales en aquella época no estaban tan abiertos al turismo. Fue una de las primeras obras modernas y que contribuyó a disparar la isla”.

DE NUEVO A LA HOTELERÍA

“El siguiente paso de Experiencias Xcaret son cinco mil cuartos de hotel. El hotel Xcaret tendrá inicialmente 900. Este ha sido un proyecto muy bonito en un terreno que tuve la fortuna de rescatar para el grupo, de manos de Situr. Ahí inició la ampliación de Xcaret con nuestro primer hotel, Flamingo Occidental Xcaret, en sinergia con empresarios españoles, y ahí es donde está proyectado el crecimiento hotelero de nuestra compañía desde el origen.

“Terminando la etapa de los parques, que ya tenemos seis y dos experiencias, creemos que es conveniente dar un reposo al desarrollo de éstos y centrarnos en la cuestión hotelera, donde proyectamos cinco mil cuartos.

“Aquí también estamos innovando una modalidad hotelera, fun all inclusive, consagrándonos a la mexicanidad en todos los capítulos, incluyendo la gastronomía”.

UN ÉXITO ECONÓMICO

“A pregunta expresa de ¿qué opinas del Caribe mexicano? Ahí sí me pegas en mi punto flaco. Mi libro ¡Déjalo ser! lo refleja; ahí se explica exactamente cuál es mi visión del Caribe mexicano, le atribuyo al gobierno el mérito de haberlo visualizado y a todos los empresarios el mérito de haberlo realizado, como uno de los grandes éxitos económicos de México.

“Desde el principio capté el espíritu de lo que era Cancún, y el espíritu era incorporar una belleza extraordinaria de México a un desarrollo turístico de gran escala para resolver un problema de trabajo, que muy poca gente veía”.

SALVADOS POR CANCÚN

“La zona henequenera era un drama. Desde que el henequén cayó esa zona cayó en una pobreza extrema, pero los pobladores mayas de la zona que ya habían tenido cierto desarrollo se reproducían extraordinariamente bien, a tal grado que el presidente Echeverría sacó un programa en el ‘71 del plan henequenero del Seguro Social, que yo lo dirigí en origen. Ahí descubrí la zona henequenera. No te quiero decir la pobreza que había en esos pueblos cuando la recorrí, y eso nunca se dijo, ni se supo, ni se valoró, y lo que resolvió esa pobreza fue Cancún”.

CUENTOS CHINOS

“Creo que Cancún es un éxito extraordinario. Todo lo que se dice, y todo el cuento chino ecologista y de toda esta gente que dice que destruimos Cancún es la mentira más grande del mundo. Se habla de que tenemos la laguna más contaminada del mundo. Vas a ver la cantidad de peces que hay, sobre todo sardinitas, que son el punto de partida de todo el desarrollo ecológico de una zona, aun la laguna se conserva en un magnífico estado de salud. Quizá la Bojórquez está un poco mal, todo lo demás lo hemos conservado maravillosamente.

“Sin embargo, la preocupación gigante que tengo son las plantas de tratamiento, ese es el único riesgo real que Cancún ha tenido y tiene de fracasar, contaminar las playas. Si Cancún contamina sus playas… Cancún fracasa, y la única manera de evitar ese fracaso es con plantas de tratamiento y su mantenimiento, cosa que no ha sido fácil despertar la conciencia. No estoy hablando de la contaminación que hacen los hoteles, pues son los menos contaminantes. A los hoteles nos tienen súper supervisados, y sobre todo los de orilla de playa. Incluso, todos los hoteles que no están conectados al drenaje tienen plantas de tratamiento de primera, y con un mantenimiento perfecto.

“Es el crecimiento urbano el riesgo de la contaminación, es el gobierno el que tiene que estar pendiente de eso, porque la hotelería no puede ponerse a hacer plantas de tratamiento en las ciudades. El gran riesgo futuro de contaminación del Caribe es el crecimiento urbano mal manejado por el gobierno.

“Estadísticamente el Inegi publica que estamos tratando el 90 % de las aguas negras. Habría que verificar si las estamos tratando bien o mal, porque es un riesgo serio que tenemos a futuro en Cancún. Todo lo demás que dicen son cuentos chinos, producto del fanatismo y de la ignorancia”.

PRINCIPAL ACTIVO

“La conservación de las playas es algo que se tiene que hacer. El gobierno debe colaborar y todos debemos colaborar. Ya lo hicimos una vez, ¿por qué no lo vamos a hacer? Hay una playa, Júpiter, en Florida, en la que el condado lo hace cada año, completa, y es pública. Tres millas de playa. ¿Por qué no se va a poder hacer? Ese es un problema solucionable. Contamina tus playas y soluciónalo. Que se te vacíe Cancún y a ver con qué lo solucionas. Del gobierno solo necesitamos esas dos cosas, lo demás que nos lo dejen a nosotros, pero que no se agarren el dinero de la promoción para… No vale”.

PROMOCIÓN INEQUÍVOCA 

“Te voy a dar los datos. Hay un billón 300 mil turistas que cruzan fronteras en el mundo, 13 millones llegan a Cancún, el uno por ciento del total. Si nosotros conservamos ese uno por ciento, estamos hablando de ir duplicando el turismo, cuyo crecimiento mundial es del cuatro por ciento. Si sostenemos ese crecimiento, en 25 años el turismo es el doble, de tal manera que podemos llegar a tener 200 mil cuartos, que es lo que yo pronostico que puede tener Cancún, y mantener ese grado de penetración que tenemos en el mercado. Y solo con una estratégica promoción podemos sostenerlo”.

SOLO UN 30%

“Estoy muy preocupado, pues la nueva administración decidió dedicar el 70% del tres por ciento de impuesto hotelero de la promoción para infraestructura turística, es decir, solo se le asignará a la promoción el ¡30%!

“Yo no sé por qué en la política nacional hay una especie de rechazo al concepto de promoción. Tengo la impresión de que los políticos piensan que es dinero que se pierde. Como no pueden inaugurar obras con ese dinero, entonces no les gusta. Desde el gobierno central, los mismos secretarios de Turismo, no entienden.

“Por ejemplo, Cancún. Antes competía con el Caribe. Hoy compite con Bali, con Tailandia, con algunos desarrollos de Arabia Saudita, con Scheychelles, con Australia, obviamente con el Caribe. Competimos con todo el mundo que tiene sol y playa. Por qué. Si ves en el Metro de París un anuncio de tour, te dicen: mil libras para ir a Tailandia, mil 50 para ir a Australia, 950 para República Dominicana, 900 para Cancún. Desde que me jubilé he dado varias vueltas al mundo. Nunca he encontrado un destino de playa que tenga lo que nosotros ofrecemos. No solo sol y playa en las condiciones en que las tenemos, el mar, las playas que tenemos, los atractivos adicionales, la cultura, la tradición maya, los parques, la cantidad de actividades que se llevan a cabo. No hay ningún lugar del mundo que lo ofrezca. Aun los más fuertes turísticamente no lo tienen. Tenemos el producto, solo necesitamos que el consumidor lo sepa. Cómo. Con promoción. No hay otra. Promoción y buen servicio, promoción y calidad, promoción y seguridad, y promoción y sin contaminación.

“Que el gobierno haga dos cosas: que cuide la no contaminación de las plantas potabilizadoras y que gaste en promoción lo que merece gastar Cancún. Es todo lo que tiene que hacer, no necesitamos que haga nada más”.

ACABAR CON LA IMPUNIDAD

“Lo que le hace falta a todo México, que se acabe la impunidad. Mientras exista la impunidad, ¿cómo se va a terminar la delincuencia? Hablan de que solo el uno por ciento de los delincuentes paga culpa. Es una industria con seguridad el 99%, una industria más segura que el turismo, la delincuencia”.

Y SIGUE DANDO DE QUÉ HABLAR

“El All Inclusive es un tema muy apasionante, es uno de los pleitos que describo en el libro ¡Déjalo ser! 

All Inclusive no es un capricho de nadie. El All Inclusive nace con Mediterranée hace 60 años. Es una tendencia de mercado. Si tú quieres turismo de masas en playa, tienes que tenerlo, no es opción, si no lo tienes estás fuera del mercado. Todos los destinos de sol y playa son all inclusive, no así los destinos de ciudad. Tenemos lo que debemos tener y eso es All Inclusive”.

EL PEOR ERROR

“Yo soy un admirador de Fonatur por el principio básico de la creación de Cancún, que es mérito de ellos, y han tenido otros méritos, como el mantenimiento del bulevar. Sin embargo, Fonatur comete tres gravísimos errores en el punto de partida: el primero, la traza urbana de la ciudad, que es un desastre y un fracaso absoluto; el segundo, y muy grave, haber dedicado terrenos frente al mar en la zona turística para vivienda particular, y el tercero fue el bulevar, no se calculó el flujo turístico y el flujo de automóviles cuando estuviera lleno Cancún, debió ser un bulevar mínimo de tres carriles y con alternativas. Las únicas alternativas son puentes sobre la laguna. Y claro que pueden funcionar, pero con el fanatismo ecológico que existe en Cancún se ha visto impedido… ¿Cuántos puentes hay arriba de ríos y de lagunas en el mundo? No hay ninguna razón para pensar que uno o dos puentes que crucen la laguna la van a echar a perder. Y es la única alternativa que existe. A mí me encanta una, que nunca he sabido si es económicamente viable o no, que es un monorriel al centro del bulevar, que puede despejar mucho el tránsito de vehículos de la zona turística”.

VENA DE ESCRITOR

-¿Podría decirse que el libro ¡Déjalo ser! tiene algo autobiográfico?

Platicando con Fernando Martí, le dije que inevitablemente tiene cosas autobiográficas mías que no eran la intención. Él me dijo que no me preocupara, pues cualquier gente que escribe, escribe de sí mismo, de sus experiencias y de sus realidades. Claro que tiene mucho de autobiográfico y espero que mucha gente encuentre también su biografía en lo que yo describo.

-Supongo que con nombres diferentes…

Don Juan, personaje protagónico de la novela, no decía nombres,  y cuando hablaba de la gente y platicaba sus historias, sus experiencias, les ponía apodos, entonces no hay nombres o hay muy pocos. Por ejemplo está el nombre de María Cristina, que es una gente que yo admiré muchísimo…”

-Cancún, su origen…

Cancún fue hecho para generar divisas para México, esa es su finalidad, y fue hecho para generar fuentes de trabajo; entonces, estamos para servir a esa finalidad, trabajar para el turista.

-En este libro, ¿tienes una aportación de reivindicar a la etnia maya?

Claro. Es mi interés más profundo en este libro, la dignificación de la etnia maya. Yo digo en el libro que el gobierno mexicano lo que quiere es mantener indígena al indígena, y por eso pregona los usos y costumbres. Cancún es la primera oportunidad que se da a indígenas mexicanos de volverse ciudadanos mexicanos. Yo diría que ese es el eje central de mi libro.

-¿Cómo lo reivindicas?

Con trabajo. Solo el trabajo, con prestaciones, buenos salarios, le da al ser humano dignidad.

-¿Crees que turísticamente hablando se haya también reivindicado a la cultura maya?

La cultura maya no necesitaba de Cancún, la cultura maya está superidentificada en el mundo. El éxito de Cancún es el temperamento maya, esa cualidad que tienen de ser hospitalarios. Yo no soy muy creyente de la filosofía que se dice que tenían los mayas, soy un devoto de ellos como un pueblo primitivo que en su momento era enormemente avanzado en América, posiblemente el más avanzado, tenían el concepto del cero, un conocimiento astronómico bárbaro, una metodología escrita, lengua. Yo creo que Cancún forma parte de un pivote que le da vida y vigencia al concepto histórico de los mayas, como creo que el famoso río Nilo, sus barcos y sus excursiones a las ruinas, le han dado a Egipto un lugar en el mundo.

-Narras la historia física y social desde la fundación del destino…

El libro es la historia novelada de Cancún. En la física describo lo que es Cancún, la zona centro, la zona turística, la colonia Puerto Juárez y lo que es el ejido Bonfil. Luego la descripción sociológica, la cual divido en tres: el huracán Gilberto, el huracán Wilma y a la fecha. Gilberto, la fundación, los pioneros y la respuesta social ante el huracán. Todo mundo limpiando calles, todo mundo ayudándose, una solidaridad extraordinaria. Llega el Wilma y a los saqueos. La diferencia entre uno y otro. Es la ciudad de antes y la ciudad de ahora.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*