Cumbre de las Américas Panamá 2015

L

a VII Cumbre de las Américas, que se llevó a cabo entre el 9 y 11 de abril de 2015 en Panamá, fue uno de los eventos más destacados del periodo.

El encuentro reúne a los jefes de Estado y de gobierno de los países miembros de la Organización de Estados Americanos (OEA), que hasta el 25 de mayo preside el chileno José Miguel Insulza.

Con la participación de 35 países, esta cumbre se realizó casi de manera simultánea a otra importante reunión, la II Cumbre Empresarial de las Américas, que organizaron de manera conjunta el gobierno de Panamá y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), del 8 al 10 de abril, con el fin de analizar las oportunidades para el comercio y las inversiones, así como las prioridades para el desarrollo social y económico de la región.

El tema central de esta II Cumbre Empresarial fue “Tendiendo puentes entre las Américas: integración productiva para un desarrollo inclusivo”, y se estructuró en una serie de paneles sobre infraestructura, logística y conectividad, biotecnología y agronegocios, integración e inclusión financiera, empoderamiento económico de las mujeres, innovación y tecnología de la información, además de energía e innovaciones sociales corporativas.

Los participantes conformaron una agenda impresionante con más de 50 panelistas y ponentes, más hombres que mujeres, más ricos que pobres, más adultos que jóvenes, todos empresarios y líderes de empresas de gran nombre y prestigio. Desde el segundo hombre más rico del mundo, el mexicano Carlos Slim, hasta el hombre más joven y uno de los más ricos del mundo, Mark Zuckerberg.

Quisiera destacar en esta editorial el potencial que todos los ponentes enfatizaron en el mercado de las Américas, una zona donde habitan más de mil millones de personas, un 15% de la población del mundo, y en la que México, la tercera nación más poblada y la quinta más grande en territorio de las 35 que conforman este conglomerado, tiene todo para aspirar a convertirse en el eje de este continente.

México se ubica geográficamente en el corazón de las Américas y es el puente que conecta dos mundos culturalmente muy distintos, el de Norteamérica con el de Centro y Sudamérica. México no es del Norte ni del Sur. México es el centro de este gran continente y, desde el punto de vista empresarial, ofrece la oportunidad a los emprendedores de esta nación de acceder a un gran mercado local de más de 120 millones de habitantes, la nación número 11 en la lista de las más pobladas, y en la lista del PIB por encima de Italia, Cora del Sur, España y Canadá.

Con el despertar de las economías emergentes en América Central y del Sur, economías como la misma Panamá, Costa Rica, Colombia, Perú, Chile y Brasil, México es vista por Norteamérica como la plataforma para acceder a ellas.

Lo que necesitamos los mexicanos para participar como actores en esta oportunidad histórica que nos ofrece nuestra ubicación geográfica y cultural es simplemente saber que estamos en el lugar adecuado en el momento adecuado. Ya lo han hecho empresas como Bimbo, Elektra, Gruma, Telcel, Televisa, Kidzania, Lala y muchas otras, que reconocen que las únicas fronteras infranqueables se encuentran en tu mente. Hagamos pues de México, nosotros los empresarios, el motor que mueva la economía de las Américas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*